Workshop: Zonas comunes (espacios calle) de Tabakalera Centro Internacional de Cultura Contemporánea

Workshop: Zonas comunes (espacios calle) de Tabakalera Centro Internacional de Cultura Contemporánea

¿Cómo podemos impulsar un mercado propio que incentive el desarrollo local para el tipo de consumidor actual? ¿A qué usos sociales debe dar respuesta el edificio del Mercado de Durango?

El reto:

Tabakalera es uno de los edificios más grandes de Donostia – San Sebastián que fue fábrica de tabacos de 1913 a 2003. El edificio cuenta con unos 26.000 m2. Se ha creado un ecosistema cultural de agentes que conviven en el edificio junto al proyecto cultural: Festival de San Sebastián, Instituto Vasco Etxepare, Filmoteca Vasca, Fundación Kutxa y Zineuskadi. También forman parte de él iniciativas privadas que desarrollan sus propios proyectos. Así, el edificio alberga diferentes usos, iniciativas y agentes, con el proyecto cultural como eje vertebral.

Tabakalera es un aglutinador de identidades múltiples. Dependiendo de la ubicación de  cada uno de estos agentes en el edificio, y los flujos que esto genera, se altera la percepción y visión integral que los diferentes tipos de usuarios tendrán del proyecto. También cambia el potencial de encuentro entre los diferentes tipos de personas usuarias del ecosistema de agentes.

Para transmitir una visión integral del edificio, es necesario tener en cuenta e intentar equilibrar los flujos que realizan los diferentes tipos de usuarios y potenciar los encuentros  informales en los espacios comunes (espacios calle).

El workshop tenía como objetivo reconocer las diferentes potencialidades de los espacios comunes (espacios calle) en base a sus características, percepción y ubicación.

Proceso de trabajo y resultado:

PENDIENTE

Se ha trabajado sobre el edificio de Tabakalera como espacio urbano, como espacio público, en varias sesiones de cocreación con diversas personas del equipo de CICC utilizando como marco teórico las reflexiones de Francesco Careri, John Brinckerhoff Jackson, Kevin Lynch y Jaime Lerner.

Por la gran envergadura del edificio, se ha trabajado desde la escala de barrio prestando atención a las diferentes imágenes urbanas que suceden en el edificio, los lugares con mayor potencial social, así como la identificación de espacios que requieren ser intervenidos para incorporar aspectos que mejoren sus cualidades urbanas y la experiencia de usuario en el edificio de Tabakalera.