Deberían forrar cada una de las farolas, las señales de prohibidos, las de stop y las de obligado girar a la derecha, las que limitan la velocidad y las de camino cortado, las barandillas, papeleras, los bancos, los bolardos, (los que separan pueblos y modos de moverse)… Como si todo fuera un mundo regalado, un regalo gigante con lazos azules y blancos, rojos y blancos, amarillos y negros. Porque quién dice que, al igual que se ha inventado lo de jugar en esas barras funcionales, no va a pasar lo mismo con el resto de mobiliario urbano.

(Ciudades regalo)

Lo cotidiano es el centro de todo.

Somos periféricos de lo cotidiano.

(Yo)

Centro,

Centras,

Centramos,

Centraís,

Centran.

Centrarse, centrarnos.

¿El centro de quién?

¿El centro es la nueva periferia?

Periferiarse (acción)

Marginar el centro de lo cotidiano.

Perifericéntricos (ser)

Centrados en los márgenes de lo cotidiano.

(Perifericéntricos)

Y escribo y me rompo.

Y me rompo y escribo.

Y así los días.

Gritos de teclado.

Silencios de teclado.

Y no me toques.

Y tócame.

Y no me mires.

Y mírame. Mi ra me.

No (me) mires.

(autoficción 1)

Estar dentro y fuera a la vez.

Dentro, muy dentro de mí.

Fuera, muy fuera de aquí.

Y el cuerpo no es cuerpo, es medio.

Y el medio no es medio, es cuerpo.

Y me asfixio.

Y me lloro.

Y te lloro.

Y formo parte.

Y no formo parte.

Y tampoco puedo escapar.

Y tampoco quiero escapar.

Y me quiero escapar.

Y formo parte.

Y no formo parte.

Y te lloro.

Y me lloro.

Y me asfixio.

Y el medio no es medio, es cuerpo.

Y el cuerpo no es cuerpo, es medio.

Fuera, muy fuera de aquí.

Dentro muy dentro de mí.

(autoficción 2)

Dura más el tiempo del recuerdo que el tiempo de los hechos.

La intensidad, eso ya es otra cosa.

La intensidad, eso ya es otra cosa.

La intensidad, eso ya es otra cosa.

La intensidad, eso ya es otra cosa.

La intensidad, eso ya es otra cosa.

La intensidad, eso ya es otra cosa.

La intensidad, eso ya es otra cosa.

La intensidad, eso ya es otra cosa.

(es otra cosa)

en algún momento:

La vida está en los paréntesis.

en algún momento:

La vida está en los instantes.

Paréntesis (Explicación o comentario que se intercala en un discurso o en una conversación)

Instante (Tiempo puntual en el que sucede o se realiza una cosa)

1/2 paréntesis + 1/2 instante = eso sí que es vida

(    ) …. (….)

eso sí que es vida

parente(s)i(n)(s)tante

(a)parentes instante(s)

aparece en un instante 

aparece un instante

El paréntesis te ayuda a comprender.

El instante es lo que sucede en ese paréntesis.

entre ( )

entre; un estado o una calidad intermedia entre dos extremos;

entre baile y baile (miras fijamente a los ojos, sonríes)

entre escenas (respiras)

entre canciones (la vida)

entre sonidos (la calma)

entre silencios (la emoción)

entre palabras (degustar)

entre miradas (intensidades)

entre la piel (temperaturas)

entre suspiros (y por eso no hay palabras)

Y ahora somos instantáneos, pero sin paréntesis,  

así te pierdes el entre

         (….)

Pérdida instantánea.

Instaperdidos.

Y nos buscamos.

Y no(s) buscamos.

Y nos buscamos.

Instantes perdidos.

Instantes perdiz^, dos,

(p)onme (i)nstantes 

pi (π),

número irracional, 

un decimal infinito, 

       que no se acabe nunca.

^ feliz como una perdiz.

(^)

Villa Avelina ¿Quién será Avelina?

En algún punto del camino, hay una verja que se abre en dos por la mitad. En la parte superior, entre los grandes rizos metálicos en la puerta de la izquierda se puede leer Villa, en la de la derecha Avelina.

Detrás de este límite, otro límite o un ascenso al cielo (o al infierno). 

Esa cuesta desmotivaría al amante más ardiente. 

Al de Amazon que hace la entrega le imagino. 

– Paquete de Amazon ¿es Avelina? ¿me puede decir el dni ?

– 10011010-X. 

– Perfecto, se lo dejo a su lado de la valla, buen día.

Qué placer dará llegar a un sofá después de subir ese desnivel utilizando tu propia energía. Avelina tiene que tener unos glúteos duros como el metal, duros como el acero, duros como mi cabeza.

Por el estilo de la verja, se ve que Avelina es de otra época, que no pertenece a mi tiempo, que esa muralla en forma de valla y desnivel tiene solera.

Si Avelina fuera hipster utilizaría un patinete eléctrico para subir esa cuesta de acero, ese infierno terrenal. Y si fuera “vasca, vasca” para bajar, la imagino en una goitibera. Emociones extremas diarias, eso sí que es experiencial.

Las visitas de la familia, a duras penas; si acaso los del fitness y el gimnasio, o lo que es lo mismo, serenidad doméstica porque en la familia de Avelina son más de disfrutar de las parrillas, esas que se ven en el camino.

Las amistades, como tienen un estilo de vida similar, esas sí se animan a pasar el día, y para evitar desgracias como consecuencia de los chupitos y valencianos de después de comer,  las fiestas se prolongan más allá de las horas y toman forma de días, incluso de meses por querer mantener ese estado aéreo que sólo esa altitud y el alcohol consiguen.

Villa Avelina ¿Quién será Avelina?

Avelina fue la primera en divorciarse de esa vida de barrio, y lo tuvo tan claro que no sólo buscó un lugar apartado, también lo eligió con un cambio brusco en altura.

Porque hay decisiones que o las tomas así de golpe con rotundidad y siendo evidente con lo que te pide el cuerpo, o habrá quienes insistan en intentar juzgar y cuestionar tus decisiones. Siempre habrá quienes defiendan la llanada.

Y ella no quería dar explicaciones. Ya dio muchas en lo que le parecía otra vida. Y ya sólo buscaba el verde, el cielo, y estar bien atada al suelo. Y para eso, lo mejor era sentir la fuerza concentrada desde la planta de los pies, colaborando con los tobillos, y  la tensión subiendo por los gemelos, los muslos y glúteos hasta la pelvis a la altura del ombligo.

Villa Avelina ¿Quién será Avelina?

Avelina fue un amor imposible, y en su honor, él o ella eligió ese terreno que resulta inhóspito a quienes van a verlo por primera vez. Pero también se podría pensar que esa exigencia, era lo que le motivaba a seguir intentando conquistarla. Hay quienes sólo se motivan con los amores imposibles.

Villa Avelina ¿Quién será Avelina?

Cada una de las veces que paso por ese lugar diferentes historias me invaden el cuerpo. Tal vez son historias que recogen los deseos que Avelina tuvo al elegir aquel terreno para vivir, en el que sentirse viva.

Historias que podrían haber sido y sin embargo no fueron.

Villa Avelina ¿Quién será Avelina?

Y sigo pedaleando, y el próximo día, como siempre, volveré a fijarme a ver si recojo otra nueva historia en el camino o veo a alguna mujer con cara de Avelina.

(villa avelina)

(Tabúes)

Stop!

Así me relaciono con el auto en el que me convierto cuando empiezo a leer mecánicamente sin degustar las historias.

Reglas (muchas)

             auto-impuestas.

Auto-imponer(si..)

Auto. (Mal visto si es mecánico o relativo a la movilidad urbana. Bien visto si es observación).

Imponer. (Mal visto si es obligación. Bien visto si es en el trabajo, si es ese cuerpo tuyo el que lo hace).

Poner. (Mal visto si es la otra cara. Bien visto si es el bote común para tomar algo, si es deseo).

Stop!

vs

Moverse. (Ahora siempre está bien visto).

textos, vídeos, fotos, consumo,

por la inercia,

un hacer por hacer,

autómata,

un sinsentido. Sin sentido.

Sentido (Mal si es doloroso. Bien si es honesto).

Stop!

S.XXI, año 2020, la sociedad del hacer, cultura: lo que importa es hacer.

Stop!

Cuando haces estás presente,

usas las manos, el cuerpo,

experimentas, aprendes,

es una evidencia de estar viva,

Y además lo puedes evidenciar en fotos y vídeos,

estás viva

o te ven viva.

Stop!

Siri busca *hacer*

“Hacer pan…”

“22 cosas muy satisfactorias…”

“24 cosas decorativas que puedes hacer…”

“7 trucos de fotografía (para hacer…)”

“No, esta mujer que explica cómo hacer una felación no es Irene Montero…”

“Fase 3: qué se puede hacer en la tercera fase de la desescalada en España”

Cuantificar, satisfacción, poder hacer, trucos, felación, fase 3, sin gluten.

Stop!

Reglas (muchas)

              auto-impuestas

1. Apaga la puta tele.

2. Quítate los cascos.

3. Túmbate. Siente lo blando de la cama o lo duro del suelo.

4. Siente esa mano. Siente la otra mano. Suelta la mueca de tu cara. ¿Qué forma tiene la comisura de los labios?

5. ¿Tu cabeza está activa o se desactiva?

6. Siente la planta del pie izquierdo y la del derecho. Siente como respiras.

Siente.

7. Las piernas cansadas, o no.

8. Tu espalda lumbares tensas ¿enfados acumulados?

9. ¿Alguna textura a tu alcance?

10. La humedad ambiente ¿estás cerca del mar? Siente ese rayo de sol.

Escucha el sonido ambiente;

11. incluso si es el de la fábrica.

12. La vibra de las hojas de esos árboles.

13. Los clicks del ordenador.

14. Los sonidos de tu digestión.

15. El ruido de tu pelo ese criscris al apoyarse.

16. Un lejano perro.

17. ¿Cuántos tipos de piar diferencias?

18. ¿Adivinas si es un coche, una moto, un camión, una bici?

19. ¿Ese silencio sin silencio?

¿Te aburres? Aburrete.

Stop!

sssssstop (ahora como un susurro),

stooop (ahora cariñosamente),

stop, stop y stop (para que la magia de la repetición funcione).

Stop! Coño!

(Stop!)

Ahora estoy entre.

                                 Despierta-Dormida

                                 Sueños-Realidad

No en formato dicotomía.

Por acumulación, circular, cíclica, 

                                modo puchero, cuchara de palo y brasas de roble,

                                a fuego lento, con cambios de intensidad y temperatura.

Estado post meditación.

Estado post orgasmo.

La mente quieta, viaja por las propuestas de otros.

                                                                                         (hoy Cortázar)

El cuerpo, pesa, 

                             en las plantas de los pies,

                                      (plantas silvestres aromáticas, una verbena, que además cura)

                             en las palmas de las manos,

                                      (palmas que son islas con tus caricias)

Claridad y bruma.

                              (Un día de verano aquí en la costa)

Mi voluntad.

                     (O dejándome en manos de otra voluntad que no sé a quién le pertenece)

Lo mullido, lo blando,

                                   la cama, mis pechos.

Lo duro,

              los pezones, tu sexo.

Todo blando. 

Todo tierno.

Ahora estoy entre.

                                 Umbral.

                                 Ubicuidad.

                                 Resquicio.

                                 Ranura.

                                 Perímetro.

                                 Periferias. 

                                 Limbo.

                                 Límites.

                                 Filtración.

                                 Fisura.

                                 Encuentro.

                                 Encuentras.

Mantra de domingo.

Quieta. Quietud. Estar. 

Quieta. Quietud. Estar.

Quieta. Quietud. Estar.

                                        Ahí se hacen evidentes cuestiones que el mundo despierto ¿consciente? no puede tocar.

                                        Ahí no llego a tocar lo que para la mayoría es evidente.

O según quién mire.

O según.

O un segun(do).

Mantra de domingo.

Quieta. Quietud. Estar. 

Quieta. Quietud. Estar.

Quieta. Quietud. Estar.

Ahora estoy entre.

(Entre)

Abril parecía quietud pero fue movimiento.

Hoy me muevo pero estoy esperando.

Hoy estoy aquí pero mi cabeza está ayer.

Ayer era martes pero parecía viernes.

La música es alegre pero crea tristeza.

Hoy hace calor pero estoy fría.

Hoy parece que pasa algo pero no pasa nada.

(ser, estar, parecer)

El deseo

se expande desde la cabeza,

sapiosexual, bueno, 1/2 sapiosexual, !/2  “/!

o igual no.

La otra parte química, 

que se transforma,

y me transforma,

sin explicación.

El cambio de propiedades,

altera mi respiración,

y ya todo son sensaciones,

por la piel,

la pelvis,

el agua a borbotones resbalando por todo mi _____

      todo mí (autoposesión)

      todo yo (ser)

me baño en esa voz arrastrada que me dice cosas sucias con pudor,

en esta limpieza sexy,

desde la coronilla hasta la punta del dedo gordo del pie,

       todo

       toda

       todas (las que somos dentro de mí)

       todas, todas.

Pensamientos nuevos en esta nueva escena,

con los recuerdos que recuerdas (también invención),

lo vivido, vivo,

aturdida, atemperada, expansiva,

me embriago de mí

me embriago de mi ____

abierta para él

abierta para mi

abierta toda yo

abierta en ____

me calo hasta los huesos

me caló hasta los huesos

estoy calada hasta los huesos.

(saberse)

Triste, triste, triste, triste, triste, triste, triste.

Vino.

Silencio.

Pecho, triste, en el pecho, triste, triste, triste, triste.

Resbalan por la cara, triste, resbalan, derecho, mental, izquierdo, emocional.

Triste, triste, triste, triste, triste.

Iba a escribir, hormonas, putas hormonas.

Pero no.

Resbalan por la cara, triste, resbalan, derecho, mental, izquierdo, emocional.

Triste, triste, triste, triste, hoy.

(3 t t)

Amor en formas varias

Varias formas de

A M O R

A R M O

(nia)

en forma de abrazo,

            escrito,

            suspiro,

            canción,

            dolor;

     forma

  contorno

  de amor

Abro la forma.

La forma me abre.

N      S      O      O      N      I      F      C

O      C      O      M      E      R      R

C      L      O      S      E      P      O      O

R      T      O      M      A      R      N

A      B      R      A      Z      A      T      R

C      U      N      A      R      I      O

O      B      R      I      S      A      D      O

La forma se abre.

De todas formas

   contorno

  de amor

que moldeo,

que me moldea.

(amor)

Pulso(s)

¿Cómo intentar contar esa belleza?

Esa que te pellizca el pecho, y clink, 

sonrisa en la boca,

en los ojos.

¿Cómo intentar contar esa belleza? 

Esa que te hace cosquillas en la cabeza, que acaricia. 

Combinaciones de palabras que te estremecen desde lo diminuto.

Estoy segura de que ella no se da ni cuenta. 

No tiene ni idea de lo bella que es. 

Y por eso es tan bella. Porque para ella, eso es lo normal.

¿Qué será lo especial para ella?

Ella es… ¿Qué pasa cuando no encuentras esa respuesta automática? Pasa que bien.

Que vuelves a sonreír con tu incapacidad de poner palabras. 

¡Qué gusto joder! No poder poner palabras y que sea el cuerpo el que expresa. Y teclear, como quien intenta describir el aroma de un bizcocho casero a alguien que nunca lo ha comido. Inútil. 

¡Por fin la inutilidad!

Me acuerdo de esos que no veían el barco porque no sabían de la existencia de barcos.

Y no poder nombrar, no como un castigo, sino como un regalo. Porque lo ves, o no lo ves, pero lo sientes, que es la parte más difícil, la importante. 

Y recrearte ahí, en esa belleza innombrable.

Y callar, porque ninguna palabra lo podrá expresar.

¡Por fin callar!

Tal vez la música, 

tal vez el cine, 

tal vez

                                   requiere nuevas habilidades,

poder nombrar,

para contar.

(BELLA R.)

No es difícil dominar el arte de perder:

tantas cosas parecen llenas del propósito de ser perdidas,

que su pérdida no es ningún desastre.

Perder alguna cosa cada día. Aceptar aturdirse por la pérdida

de las llaves de la puerta, de la hora malgastada.

No es difícil dominar el arte de perder.

Después practicar perder más lejos y más rápido:

los lugares, y los nombres, y dónde pretendías

viajar. Nada de todo esto te traerá desastre alguno.

He perdido el reloj de mi madre. Y, ¡mira!, voy por la última

-quizá por la penúltima- de tres casas amadas.

No es difícil dominar el arte de perder.

He perdido dos ciudades, las dos preciosas. Y, más vastos, poseí algunos reinos, dos ríos, un continente.

Los echo de menos, pero no fue ningún desastre.

Incluso habiéndote perdido a ti (tu voz bromeando, un gesto 

que amo) no habré mentido. Por supuesto,

no es difícil dominar el arte de perder, por más que a veces 

pueda parecernos (¡escríbelo!) un desastre.

(¿Qué escribir?)

(UN ARTE de Elizabeth Bishop (REINTERPRETADO) por mi)

Hoy lloro por ti, por mí,

por todos mis compañeros.

Hoy lloro.

Se parece a loro.

Y me repito, y me repito,

y me repito.

(escondite emocional)

Echar de menos, mejor que echar de más. Mas menos así.
Echarme
y sentir.
Echar de menos,
echar de más,
y escuchar.
Lo pequeño e íntimo
inaudible si no es así.
Echarme,
y sentir.
Sentir.
Sentir.
Sentir.
Sentir.
Conjuro mágico.
Cuando menos es menos.
Cuando menos es más.
Echarme y sentir.
Echarme a la bartola y festejar.

(cosas de santos dicen)